Ap. Rony Chaves

Hoy miércoles 5 de Setiembre, mi país fue sacudido de frontera a frontera y de mar a mar por un terremoto de 7,6 en la Escala de Richter, suficiente para devastar una región y provocar miles de muertos. Esto no fue lo que ocurrió en Costa Rica milagrosamente. Dios una vez más ha sido nuestro Amparo y Protector. Los daños son muchos y cuantiosos, pero  no como podrían esperarse de un sismo de tal magnitud.  En su totalidad, los daños han sido exclusivamente materiales y no de vidas. No hay heridos graves  y solo un muerto, lo cual lamentamos, y pedimos al Señor consuelo para sus familiares. Conociendo a Dios posiblemente esa persona clamó por salvación antes de morir.

La Nación entera  declara unánimemente: “Fue Dios Quien nos guardó”.

Este terremoto ha sido anunciado por otros sismos fuertes en años anteriores y con mucha insistencia por los científicos en los últimos siete años.  El país ha sido preparado insistentemente para una catástrofe terrible, más Dios, es Quién nos avisó de este acontecimiento y nos guió a interceder por Costa Rica y Centro América de manera específica del 26 de agosto al 02 de setiembre. Jehová es Fiel y escucha el clamor y la humillación de Su pueblo.

Como Director del Proyecto de Oración “Activa Costa Rica”, yo sí estoy seguro que Dios nos protegió con Su Abrigo Santo. Aleluya.

La semana pasada nuestros Equipos Proféticos de Intercesión y los Pastores e iglesias clamamos en la zona del Epicentro contra este Terremoto. Nuestro Equipo Principal habló a la tierra y le ordenó no provocar daños. Le ordenamos a las fallas terrestres ordenarse quietamente sin producir muertes ni el desastre que los vulcanólogos han anunciado hace más de 10 años que ocurriría en Nicoya.

A Dios y sólo a Él sea la Gloria por siempre. La alerta de Tsunami que se encendió por la mañana de hoy a través del Comité Nacional de Emergencias ya fue quitada. Aleluya. Dios nos dio el pasado jueves 30 en el recorrido por todo el Pacífico a detenernos en diferentes puertos y ciudades de playa turísticas a orar en contra de cualquier Tsunami contra nuestras costas. El nos guio a realizar actos proféticos, enterrando estacas en las diferentes playas del  Pacífico como bases legales de fe para activar el poder de Dios para sujetar las fuerzas de la naturaleza a Su Plan  de Cobertura y Protección   de Costa Rica y Centroamérica.  Es evidente por las imágenes de TV vistas, que una Nación entera, hoy alzó sus ojos a Dios pidiendo Su compasión, Su salvación y  Su misericordia. Esto le traerá beneficios mañana a Costa Rica y a Centroamérica. Gloria a Jesucristo. Jehová Dios es nuestro Refugio y nuestro Castillo Fuerte. A Él sea la honra, adoración y alabanza. Amén.

Dios también protegió a Centro América de una catástrofe gigantesca

No debemos olvidar también que el domingo 26 de agosto El Salvador fue sacudido por un sismo de categoría de terremoto en sus costas y que se dio también  un alerta de Tsunami para el Pacífico de Honduras, Costa Rica, El Salvador y Nicaragua. Dios  oyó el clamor de la Iglesia de Centro América  de lo diferentes Equipos Proféticos de intercesión de Activa Centro América que oraron acertadamente en contra de todas las obras destructivas de satanás contra nuestras naciones.  Sin ninguna duda, me atrevo a profetizar que la Mano de Dios nos sostuvo y nos está preparando para el mayor avivamiento de la historia centroamericana. Amén y Amén.