E-mail

En Estados Unidos comienza a calentar la campaña para las elecciones del 2012. En esta época de saturación mediática, la gente busca sabiduría para tomar sus decisiones políticas. Muchos quieren saber el punto de vista de su iglesia o pastor, pero la ley prohíbe hablar de política desde el púlpito.

Al iniciar la campaña de 2012, muchos pastores están en conflicto sobre lo que pueden decir en cuanto a política. Dan Busby del Consejo Evangélico para Responsabilidad Financiera ayuda a los ministerios a manejar sus finanzas para que todo sea legal en los dineros que pertenecen a Dios. Su grupo es contactado por pastores que temen que si hablan sobre asuntos políticos, el gobierno les quitará su exención de impuestos.

“Los pastores no pueden hablar de sus preferencias políticas, pero les gustaría tener el privilegio de decir lo que piensan” dice Busby.

Sin política desde el púlpito

Los grupos ateos y seculares, por su lado, creen que este obstáculo legal es justo y bueno. Amanda Knief de la Coalición Secular de América comenta: “Todo grupo no lucrativo y exento de impuestos debe cumplir la ley. Eso incluye a iglesias y sus empleados que no deben hacer política desde el púlpito”.

Por su parte Jordan Lorence, abogado de derechos religiosos del Fondo “Alliance Defense, dice que ésta ley inició en los años cincuentas: “Durante casi toda la historia del país no hubo restricción sobre lo que los pastores podían predicar desde el púlpito. El presidente Lyndon Johnson, cuando fue líder del Senado, se molestó cuando algunos pastores se opusieron a su reelección como senador”.

El presidente agregó la “Enmienda Johnson” al código de impuestos, lo que según Lorence no es constitucional: “Esa enmienda viola la libertad de expresión que está en la Constitución. Por eso el gobierno no ha querido ponerla en vigor”.

“Cuando se oye a la gente de una iglesia bautista en Kansas hablar libremente durante un funeral militar, pero a los pastores se les limita hablar de candidatos políticos, parece haber un desequilibrio” agrega Busby.

Por su parte Amanda Knief agrega que esto es un asunto de separación entre Iglesia y Estado, no un asunto de libertad de expresión. Knief y otros ateos dicen que estar exentos de impuestos no es un derecho constitucional para estos ministerios.

“Todas las organizaciones deben atenerse a las mismas reglas y no debe haber ningún privilegio especial para un grupo religioso”.

Por su parte, la organización de Lorence anima a los pastores a oponerse a la ley: “Instamos a los pastores a que ejerzan sus derechos consagrados en la Primera Enmienda y que hablen desde el púlpito sobre los candidatos a la luz de la Biblia. Si el gobierno les causa problemas, nosotros los defenderemos”.

Fuente: CBN Mundo